martes, 13 de febrero de 2018

Programación Orientada a Objetos en Python, parte 4


Las propiedades “privadas”, no existen en Python :(

Sin embargo, hay una convención que se sigue en la mayoría del código Python: un nombre prefijado con un guión bajo (por ejemplo, _spam) debería tratarse como una propiedad privada

Cualquier identificador con la forma __spam (al menos dos guiones bajos al principio, como mucho un guión bajo al final) es textualmente reemplazado por _nombredeclase__spam, donde nombredeclase es el nombre de clase actual al que se le sacan guiones bajos del comienzo (si los tuviera). Se modifica el nombre del identificador sin importar su posición sintáctica, siempre y cuando ocurra dentro de la definición de una clase.

La modificación de nombres es útil para dejar que las subclases sobreescriban los métodos sin romper las llamadas a los métodos desde la misma clase. Por ejemplo:

class Mapeo:
    def __init__(self, iterable):
        self.lista_de_items = []
        self.__actualizar(iterable)

    def actualizar(self, iterable):
        for item in iterable:
            self.lista_de_items.append(item)

    __actualizar = actualizar   # copia privada del actualizar() original

class SubClaseMapeo(Mapeo):

    def actualizar(self, keys, values):
        # provee una nueva signatura para actualizar()
        # pero no rompe __init__()
        for item in zip(keys, values):
            self.lista_de_items.append(item)

Hay que aclarar que las reglas de modificación de nombres están diseñadas principalmente para evitar colisiones de nombres; es posible acceder o modificar una variable que es considerada como privada. Esto hasta puede resultar útil en circunstancias especiales, tales como en el depurador.

Note que el código pasado a exec o eval() no considera que la clase que invoca sea la clase actual; esto es similar al efecto de la sentencia global, efecto que es de similar manera restringido a código que es compilado en conjunto. La misma restricción aplica a getattr(), setattr() y delattr(), así como cuando se referencia a __dict__ directamente.

A veces es útil tener un tipo de datos similar al “registro” de Pascal o la “estructura” de C, que sirva para juntar algunos pocos ítems con nombre. Una definición de clase vacía funcionará perfecto:

class Empleado:
    pass

juan = Empleado()  # Crear un registro de empleado vacío

# Llenar los campos del registro
juan.nombre = 'Juan Pistola'
juan.depto = 'laboratorio de computación'
juan.salario = 1000

Algún código Python que espera un tipo abstracto de datos, en particular puede frecuentemente recibir. En cambio una clase que emula los métodos de aquel tipo de datos. Por ejemplo, si tenés una función que formatea algunos datos a partir de un objeto archivo, podés definir una clase con métodos read() y readline() que obtengan los datos de alguna cadena en memoria intermedia, y pasarlo como argumento.

Los objetos método de instancia tienen atributos también: m.__self__ es el objeto instancia con el método m(), y m.__func__ es el objeto función correspondiente al método.