miércoles, 5 de agosto de 2009

“El que sabe cuándo puede luchar y cuando no, saldrá victorioso.”

Como este blog también es para humanos, voy a hacer un post no informático.

Estoy leyendo un libro llamado “El arte de la guerra” es un libro escrito por Sun Tzu

El núcleo de la filosofía de Sun Tzu sobre la guerra descansa en estos dos principios:


Todo el Arte de la Guerra se basa en el engaño.
El supremo Arte de la Guerra es someter al enemigo sin luchar.

Dejo unos párrafos que me gustaron en demasía:

Así pues, los verdaderamente hábiles en la guerra someten al ejército enemigo sin batallar. Capturan las ciudades enemigas sin asaltarlas, y se apoderan del estado enemigo sin campañas prolongadas. Su meta es tomar intacto todo cuanto hay bajo el cielo, mediante consideraciones estratégicas. Como resultado, sus tropas no se desgastarán, y las ganancias serán completas. Este es el arte de la estrategia ofensiva.

En consecuencia, el arte de usar tropas es éste: Si se es diez veces superior al enemigo, rodeadle. Si se es cinco veces más fuerte, atacadle. Si se tiene el doble de fuerzas, divididle. Si se está a la par, superadle mediante un buen plan. Si se está en inferioridad numérica, sed capaces de mantener abierta una vía de retirada. Y si se está en desventaja en todos los aspectos, sed capaces de eludirle, pues una fuerza pequeña no es nada excepto botín para una más poderosa, si se enfrenta a ella temerariamente.

Por otra parte, hay cinco casos en los que puede predecirse la victoria:

  • El que sabe cuándo puede luchar y cuando no, saldrá victorioso.
  • El que comprende cómo luchar, de acuerdo con las fuerzas del adversario, saldrá victorioso.
  • Aquél cuyas filas estén unidas en un propósito, saldrá victorioso.
  • El que está bien preparado y descansa a la espera de un enemigo que no esté bien preparado, saldrá victorioso.
  • Aquel cuyos generales son capaces y no sufren interferencias por parte de su soberano, saldrá victorioso.

el comandante hábil toma una posición en la que no puede ser derrotado, y no pierde la oportunidad de vencer a su enemigo. Un ejército victorioso siempre busca batalla después de que sus planes le indiquen que la victoria es posible, mientras que un ejército destinado a la derrota lucha con la esperanza de vencer, pero sin ningún plan. Los que son expertos en la guerra cultivan sus políticas y se adhieren estrictamente a las reglas trazadas. De este modo, tienen en su poder el control de los acontecimientos.

Lo mejor de todo es que ustedes también pueden leerlo, una publicación en: http://www.gorinkai.com/textos/suntzu.htm

A medida que vaya adelantando en la lectura, comparto los que para mi son buenos parrafos.